Avisar de contenido inadecuado

Fernando Lugo. El mulo de la oligarquía en su laberinto

{
}
Fernando Lugo. El mulo de la oligarquía en su laberinto www.diariosigloxxi.com/firmas/luisaguerowagner El EPP considera a Fernando Lugo en una categoría aún inferior a la del caballo de Troya: lo califica como mulo de la oligarquía Es conocida la célebre estratagema griega que posibilitó la toma de la legendaria ciudad de Troya, a través de un presente con la forma de un gigantesco caballo de madera que según la versión más difundida, fue ideado por el astuto Ulises. Según Robert Graves, sin embargo, fue Atenea quien inspiró a Prilis, hijo de Hermes, la sugestión de que se podría entrar en Troya por medio del famoso caballo de madera; y Epeo, hijo de Panopeo, un focense del Parnaso, se ofreció voluntariamente para construir uno bajo la inspección de Atenea. Como ya en aquel tiempo la victoria tenía tantos padres como la derrota era huérfana, cuando la maniobra fue coronado por el éxito Odiseo (Ulises) reclamó el mérito de la estratagema. Viene al caso recordar al mítico presente griego por la alusión que de él hace la guerrilla paraguaya del EPP estableciendo un paralelismo con el cura Fernando Lugo, verdadero caballo de Troya de la prensa hegemónica y la oligarquía paraguaya para los movimientos sociales paraguayos y la izquierda latinoamericana. Para el EPP, sin embargo, Lugo ni siquiera llega a la categoría de caballo, más bien es un "mulo de la oligarquía" y los luguistas, los mulos. "Los mulos políticos del Paraguay-mulos de la oligarquía- los seudosocialistas del gobierno, están llenos de mañas para logra rebajar la ideología socialista" afirma el EPP. Para la guerrilla, los luguistas son "los mulos de Troya introducidas al interior de las masas trabajadoras para separarlas de cualquier ideología revolucionaria y fortalecer de manera solapada la ideología burguesa contrarrevolucionaria". Lugo es "el jefe político de los mulos de la oligarquía", quien "alardea orondamente de su condición de "Poncho Juru" (agujero de poncho, por lo centrista) y de su pensamiento ecléctico. El eclecticismo y la falta de principios van de la mano. El jefe de los eclécticos está despojado de toda teoría íntegra, coherente y meditada y se deja llevar por la corriente dominante del presente despreocupándose del futuro; sus cachorros no son menos, son igualitos. La actitud de acomodarse a las circunstancias para conseguir fines individuales o de un pequeño grupo de cortesanos es muy propia de los poncho juru paraguayos". Reprimiendo a reprimidos Como prueba de que Lugo se asemeja en demasía a lo que el EPP describe, basta mencionar que reprime a los más oprimidos y premia a los acomodados. Como ya se ha vuelto una costumbre, el "progresista e izquierdista" gobierno del cura Fernando Lugo ordenó una brutal represión en respuesta a reclamos de indígenas sumidos en la más deplorable indigencia en el Paraguay del "cambio". Nativos de la parcialidad Avá Guaraní y cascos azules de la Policía se enfrentaron este MISMO jueves luego de que los indígenas protestaran en la calles Antequera contra la desidia estatal. Como consecuencia de esta represión, cuatro indígenas quedaron heridos como balines de goma y fueron trasladado al centro de Emergencias Médicas, según un reporte periodístico local. El camarógrafo del canal Telefuturo Carlos Pazos fue golpeado con un palo en la cabeza por uno de los indígenas que bloquearon las calles. El trabajador de prensa fue derivado a un centro médico de la capital. Los nativos heridos son: Paulo Saucedo, Silverio Fernández y Fidelino Amarilla. El gobierno del Cura Fernando Lugo hizo del indigenismo un lugar común durante su campaña pre-electoral, prometiendo el oro y el moro a los pueblos originarios, que incluso lo ungían con sus hechicerías como a un "elegido" en payasescas ceremonias. Hoy lo único que éstos reciben es garrote. Ideologo de la impotencia y sumisión ¿Qué gana el pueblo comprometiéndose, a través de unos dirigentes traidores, con un gobierno hostil a los pobres? Se pregunta la organización política militar campesina EPP en su ideario, y la respuesta la da precisamente uno de estos dirigentes traidores. El cura presidente Fernando Lugo cuando concluya su mandato en agosto de 2013 "se irá del gobierno sin haber podido solucionar el problema de la pobreza", dijo esta semana un connotado miemgro de lo que el EPP ha bautizado como “la pandilla seudosocialista luguista”: el “líder” campesino Belarmino Balbuena. "Lastimosamente, Lugo tropezó con inconvenientes insalvables para cumplir su promesa electoral de vencer a la pobreza: poco tiempo en el poder, un Poder Judicial burocrático que no permite recuperar rápidamente tierras malhabidas, un Poder Legislativo conservador que no estimuló programas sociales y el propio Lugo que no encontró la forma de promover la reforma agraria", sintetizó Balbuena su lectura de la coyuntura ante la prensa internacional. Las críticas de Balbuena coinciden con un nuevo golpe a la ciudadanía asestado por el gobierno del falso teólogo de la liberación. El claudicante y presionable gobierno del cura Fernando Lugo volvió esta semana a claudicar ante los empresarios, en este caso del transporte, y aumentó los precios del pasaje. Mediante el Decreto Nº 6981, desde la fecha la tarifa se incrementará en un 15% para el servicio de corta distancia y en un 12% para todos los tramos de media y larga distancia. Ambas cifras se duplicarán desde el 10 de noviembre venidero. A modo de ejemplo, un boleto de Asunción a Encarnación que anteriormente costaba G. 39.300 pasa a costar G. 44.000. En cuatro meses, el monto se incrementará a G. 48.700 aproximadamente. Se desconoce qué motivó al Poder Ejecutivo a decretar el incremento en dos etapas, medida que puede acelerar los índices de inflación, según expertos. Sea cual fuere el trasfondo, el hecho es una muestra más del carácter antipopular del gobierno arzobispal del falso “obispo de los pobres”. Ya propósito, ¿en qué anda nuestro héroe el cura con hijos? El EPP lo puntualiza sin ambigüedades: “Fernando Lugo, un “estadista” que bien ocupado anda, no en los problemas urgentes de los pobres, sino en envolverse en lujos principescos, atender a sus innumerables prostitutas, garantizar la sacrosanta propiedad privada de los ricos, rifar los recursos nacionales, garantizar seguridad a los inversionistas y otras porquerías similares”. “Hacerle el juego a la derecha” Uno de los lugares comunes del luguismo es afirmar que sus opositores de la auténtica izquierda “le hacen el juego a la derecha”. Para el EPP, tal “argumento” se aduce solamente para engañar al pueblo trabajador. “Mientras ellos (los Camilo Soares, Hugo Ritcher y cia.) lanzan acusaciones contra sus opositores de izquierda acerca de una funcionalidad de estos con la derecha, van tejiendo cada día más fuertemente su alianza contrarrevolucionaria, antipopular y antipatriótica. Son ellos quienes conspiran contra el pueblo, son ellos quienes pactan con la derecha, son ellos quienes le hacen el juego. Si estos señoritos quisieran evitar que los partidos oligárquicos tuviesen algún éxito hubieran simplemente usado su poder con suficiente energía en contra de ellos”. Un pequeño ejemplo en tal sentido es su silencio cómplice ante decretos antipopulares como el de la suba del pasaje, citado más arriba. Intervencionismo imperialista a pedido de la “Izquierda” No es ningún secreto que con el gobierno de Fernando Lugo en Paraguay se han agudizado el intervencionismo de las fuerzas represoras colombianas, y la participación de asesores norteamericanos en el combate contra la guerrilla marxista del EPP. Según el EPP, “Los socialclaudicantes nos acusan a nosotros, los revolucionarios…de provocar la intervención imperialista”. “Los gobiernos de ambos países (Colombia y Estados Unidos) cooperan con equipos, armamentos, tecnologías (basta recordar los ruegos del ministro del interior paraguayo a la embajadora norteamericana y a la DEA para que cooperen en la instalación de equipos de escuchas telefónicas para pinchar los teléfonos de los epepistas) en la lucha contra el Ejército del Pueblo Paraguayo. Los socialclaudicantes no sólo piden, les exigen ayuda…insértese aquí el informe de Wikileaks y fotos”. Sucede que los socialclaudicantes luguistas han hecho un “descubrimiento”: toda resistencia a un imperio poderoso es inútil, esta condenado al fracaso, y es mejor el sometimiento voluntario, dócil y sin lucha. Como lo expresa el EPP, “Si vivieran en tiempos de Espartaco, los profetas le dirían al jefe de los esclavos sublevados: ¡No luches!”. Es la prédica acostumbrada de los predicadores de la sumisión y los ideólogos de la impotencia. El monstruo en su laberinto La mitología griega, abundante en monstruos engendrados por relaciones incestuosas entre humanos y animales, también alberga entre ellos al célebre Minotauro nacido de una relación aberrante entre la bella Pasífae y un bello toro que el rey Minos evitó sacrificar a Posidón. Es que según creían los griegos, el contacto con el cuerno del toro capacitaba al rey sagrado para fertilizar la tierra en nombre de la diosa Luna produciendo la lluvia, noble causa que tal vez aplacó los celos del cornudo rey Minos. El Minotauro, a quien le dio por vivir en un laberinto, finalmente acabaría sus días a manos del héroe Teseo, en tanto de su padre el toro se encargaría, según la versión más difundida, el mismo Hércules (Heracles), quien lo llevó a la Maratón ática, donde gentilmente lo cedió al mismo Teseo para que sea sacrificado a Atenea. Un monstruo de laberinto más reciente y de futuro predecible pero aún desconocido, el actual gobierno del Paraguay que encabeza el cura Fernando Lugo, es otro ejemplo de cómo las relaciones incestuosas son capaces de engendrar seres capaces de escapar del más audaz imaginario. El sátiro de san Pedro, el mulo de la oligarquía, el caballo de Troya del imperio y el imaginario “obispo de los pobres” marxista y bolivariano , son monstruos que conviven juntos como las diferentes cabezas de una hidra o como las yeguas de Diomedes atadas al mismo carro. Según la mitología, el favorito de Hércules Abdero terminó sus días cuando las yeguas devoradoras de hombres que habían uncido a su carro lo destrozaron mientras su amigo luchaba con los esbirros de Diomedes. Este mito de ribetes premonitorios no augura nada bueno para el “obispo iluminador” del Paraguay cuyos conjuros, como lo afirma con acierto el EPP, ya no surten efecto. LAW
{
}
{
}

Deja tu comentario Fernando Lugo. El mulo de la oligarquía en su laberinto

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre